JOSÉ LUIS AGUIRRE ALLENDE(1936-2008).
EL ARTISTA, EL MAESTRO

La Academia Agirre fue fundada en 1979 por José Luis Agirre Allende, pintor getxotarra reconocido por su labor artística tanto a nivel local como nacional. Agirre nació en Las Arenas en 1936 y desde la infancia mostró aptitudes hacia el dibujo y la pintura. Proveniente de una familia de clase media, el artista prefirió seguir los derroteros creativos hacia los que siempre mostró especial inclinación, en vez de continuar alguna de las sendas profesionales más extendidas en la época. Aunque estudió para Arquitecto Técnico, fue su inquietud artística la que determinó su futuro como pintor.

José Luis Agirre Allende en 1953

 Sus primeras participaciones expositivas tuvieron lugar en plena postguerra, cuando Agirre pasó a formar parte de la Agrupación de Acuarelistas Vascos de Bilbao, concretamente en el año 1956, lo que le llevó a coincidir en la ciudad con destacados pintores  de la época, como Antonio S. Largacha, Lorenzo Solís, Rafael Ortíz Alfau, Antonio De la Peña o Gabriel Ramos Uranga. Con alguno de ellos solía citarse para pintar al aire libre en lugares tan frecuentados por muchos aficionados a la pintura como la ribera de Axpe, en Erandio.

Agirre, pintando en Axpe en compañía de Ortiz Alfau, Bárcenas y De la Peña (década de los 60).

En 1959 el pintor logró su primer premio importante, la Medalla de Oro en la IX Exposición Nacional de Arte, Industria y Artesanía, celebrada en localidad cordobesa de Montilla y sólo un año después recibió la Medalla de la Agrupación de Acuarelistas de Cataluña por su participación en el III Salón Nacional de Acuarela, que tuvo lugar en Valencia en 1960.

En las décadas de los años 60 y 70 se sucedieron sendas participaciones y reconocimientos en diversos certámenes, que Agirre compaginó además con sus inquietudes en el mundo de la decoración.  El interior de algunos conocidos locales de Las Arenas, como la sede del ya desaparecido “Santa Ana Ciclo Club” (1960), fueron decorados por él. También bares muy conocidos de la localidad, como el Irrintzi, Zokotxo, Kaixo o Kresala, que aún conservan, si no la totalidad, al menos parte de la decoración original por él realizada.

Agirre posando delante de la divertida decoración que realizó para el local del "Santa Ana CicloClub" de Las Arenas, en 1960.

Su labor docente dio comienzo en 1960, cuando fue contratado como profesor de Dibujo en el Instituto de Enseñanza Media de San Salvador del Valle, donde permaneció hasta 1969, dejando un importante y entrañable recuerdo entre sus alumnos.

José Luis siempre creyó en la capacidad artística de todos y cada uno de ellos, sin distinción, pues consideraba que fueran cuales fueran sus destrezas, éstas terminarían por aflorar en toda su extensión, a través de la libertad y la autoconfianza que les otorgaba. Era una metodología atípica para una época en la que imperaba una educación rígida y severa. En los años setenta, Agirrre enseñó igualmente en otros centros educativos como el Colegio Kennedy de Berango (actual Colegio Americano) o los Institutos de Santurce y Barakaldo.

El artista en compañía de un grupo de alumnos durante  su etapa como profesor de Dibujo en uno de los Institutos de Enseñanza Media en los que impartió clase en las décadas de 1960 y 1970.

NACE LA ACEDEMIA DE DIBUJO Y PINTURA AGIRRE, 1979
Con el bagaje docente de Agirre, no es de extrañar que tarde o temprano terminara surgiendo un proyecto como la Academia que hoy lleva su nombre. Amante como era de la práctica y la transmisión de los conocimientos pictóricos, el artista materializó un proyecto  que aunara ambas inquietudes. Lo hizo en muy buena parte gracias al apoyo e impulso de su mujer, Caridad Hernández, quien siempre le asistió en el proceso de conformación, desarrollo y maduración de la empresa.
El primigenio emplazamiento de la Academia Agirre se situó en el número 10 del Muelle Tomás Olabarri, muy cerca del Puente Colgante, para trasladarse en 1989 a su segundo emplazamiento en la calle Joaquín Arellano de Las Arenas. Desde el comienzo, las normas del centro fueron sencillas y flexibles. La exención de  pago de matrícula  al inscribirse y la opción de atender a las clases en el horario más conveniente para el alumno fueron elementos identitarios y propios de la academia.
Agirre animó constantemente a su alumnado adulto e infantil a concurrir  a concursos y exposiciones, en los que la propia academia, en representación de éstos, fue galardonada en sendas ocasiones. Ejemplo de ello fue la reiterada participación en la década de los noventa de los alumnos más jóvenes de Agirre en los certámenes anuales que El Corte Inglés de Bilbao  organizaba todos los años o los también populares Concursos de Dibujo y Pintura Gaztedi BBK del Parque Infantil de Navidad de Bilbao. En buen número de ellos la Academia Agirre se alzó con los reconocimientos más destacados, medallas y trofeos que hoy exhibe la Academia como destacado recuerdo.

Antiguo cartel de la Academia Agirre, cuando ésta se situaba en su primigenio emplazamiento en el Muelle Tomás Olabarri de Las Arenas (1979-1989)

Recorte de prensa que recogió la noticia del galardón otorgado a la Academia Agirre en el XXIV Concurso Infantil de Dibujo "Día de la Madre" organizado en 1992 por El Corte Inglés de Bilbao

El alumnado adulto de la Academia Agirre solía exponer en conocidas salas de Las Arenas y Bilbao, como la Galería Llamas o la Sala Juan Larrea, respectivamente. En la década de los años noventa concurrieron asimismo a destacados certámenes y concursos, como los Concursos Nacionales celebrados anualmente en las poblaciones burgalesas de Frías y Medina de Pomar, en las que recibicieron sendos reconocimientos individuales, incluyendo el propio Agirre, que también se presentó a ellos.

En 2001 varios alumnos del pintor decidieron crear con su apoyo una asociación artística al objeto de coordinar y animar una regular actividad expositiva. Bajo el nombre de "Grupo Haizorratz" organizaron sendas exposiciones e iniciativas artísticas en aquellos primeros años de la década.

Desde la creación de su academia, José Luis Agirre compaginó la labor docente con la continuidad de su carrera pictórica. En la década de los ochenta y noventa fue protagonista de algunas relevantes muestras individuales en las Galerías Caledonia y La Gascuña, en Bilbao, así como en la Galería Rembrandt de Las Arenas. Tanto las obras allí mostradas como las realizadas con otros propósitos no expostivos o comerciales, definen un estilo propio, asentado en la conjugación de la representación realista y la técnica expresiva del color y un inconfundible trazo firme y seguro, aplicado todo ello en una amplia gama de temas, desde el bodegón hasta el retrato, pasando por su más amplia inclinación hacia el paisaje.

Agirre falleció a los 72 años el 7 de febrero de 2008. Desde el año 2003, su Academia se ubicó en su actual emplazamiento, en el número  2 de la calle Club de Las Arenas, siendo hoy la de más bagaje y continuidad del municipio de Getxo. Hoy es su hija, la también pintora Maite Agirre Hernández, la encargada de mantener vivo su legado artístico y docente.

 

 

 

 

 

Texto histórico: R.Guerra Pérez

Portada de uno de los catálogos de exposición de los alumnos de Agirre en la Sala Juan Larrea de Bilbao, ya constituidos en 2001 como"Grupo Hizorratz"

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now